Noticias

14.ene.2016 / 12:29 pm / Comentarios desactivados

Wladimir Pineda

Dentro del contexto de las nuevas realidades políticas en Venezuela  que enturbian el panorama  de la tranquilidad de los venezolanos  y la buena marcha de la gestión de gobierno del presidente revolucionario de Nicolás Maduro, a partir de la toma de posesión de los nuevos diputados a la Asamblea Nacional, cuya mayoría se ciernen sobre la derecha,  se busca crear un estado de confrontación entre los poderes públicos del estado por la ilegitimidad de las decisiones tomadas de la  recién directiva del parlamento.

Wladimir pineda, miembro de la dirección política municipal del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) del municipio Libertador del estado Mérida, declaró que la oposición arrecia con una encarnación de odio y revanchismo que es conocido históricamente desde los tiempos de Santander y de la gran colonia, cuya herencia ha pasado de generación en generación a los partidos de la derecha en Venezuela, demostrado por el actual presidente del parlamento nacional Henry Ramos Allud, al  transgredir  el cuadro de Simón Bolívar y Chávez y  las pretensiones de derogar leyes aprobadas en el gobierno del comandante Chávez que de un modo u otro, han beneficiado al pueblo sin distingo del color político.

 “Ese odio vaciado por la oposición nos indica por cual camino se enrumba la oposición, cuyas líneas  son emanadas desde fuerzas extranjeras y del poder económico ávidos de poder y que quieren emplear los mismo métodos que hoy día aplica el gobierno de Argentina y ya vemos en ese país, las movilizaciones del pueblo contra las medidas punitivas que desfavorecen a la clase trabajadora”, recalcó.

Pineda subrayó que la oposición va utilizar ese poder circunstancial que lograron en la Asamblea Nacional para torpedear la  buena marcha de las instituciones democráticas, pero deben entender, que la confrontación de poderes, llevarían a una auto movilización de un pueblo que daría las mismas respuestas del fracasado paro petrolero y los intentos del 11 de abril de 2002.

“Nuestra fuerza ha radicado siempre en el pueblo, en la juventud, los trabajadores, en los campesinos, los sectores productivos y la unión cívico militar, de tal manera que de ser necesario habría que apelar a la movilización de estos sectores para garantizar la paz y estabilidad del país”, concluyó.

Prensa PSUV Mérida