Opinion

27.ene.2016 / 02:21 pm / Comentarios desactivados

articulos-de-opinion

Muchos análisis se han expresado después de las pasadas elecciones del 6 de diciembre de 2015. El revés político de las fuerzas revolucionarias ante este importante evento electoral quizás no hubiera tenido el perdón del Comandante Chávez por tantas advertencias que nos hiciera en vida. Sin embargo, no todo está perdido. Fuimos derrotados en  esta batalla en circunstancias muy difíciles, ante la guerra económica sembrada por la derecha de los grandes empresarios del país, cuyas líneas de acción desestabilizadora, son conocidas por todos ustedes.

El revés electoral nos obliga a seguir profundizando, radicalizando nuestro accionar político, si en realidad queremos extirpar los viejos signos de las rancias políticas neoliberales centradas en el despilfarro, la corrupción, el burocratismo excesivo, la ineficiencia, vicios que aún subsisten en las estructuras heredadas y que deben ser transmutadas, aceptando este momento histórico.

Estos males heredados persisten entre nosotros ofreciendo resistencia, como arte político del capitalismo para impulsar las fracturas dentro de nuestros cuadros y debilitar las bases como elemento estratégico para desorganización de las fuerzas socialistas.

Ante esta cultura embutida, las fuerzas socialistas debemos seguir insistiendo en ser cada día mejores en la prioridad de educarnos y formarnos con valores e ideales Bolivarianos, muy contrario a estos principios que históricamente ha sido herencia cultural del capitalismo.

El individualismo y el egoísmo, van a la par de esas actitudes, se ofrecen como señal para que el partido sea convertido en parcelas políticas del más poderoso y de aquel que domina el escenario político, olvidando que el Comandante Chávez nos insistía sobre esa creación maléfica de grupos o parcelas dentro el PSUV.

Nuestra revolución ha sido blanco desde la derecha interna como externa. Su propósito está sobreentendido. Se cierne del apoderamiento de los grandes recursos de la nación para ponerlos a merced de las grandes transnacionales y despojar al pueblo de lo que pertenece históricamente. Ellos, siguen su estrategia del “Golpe Continuado” para lograr debilitar las instituciones del estado, demostrado abiertamente en la instalación de la nueva directiva de la Asamblea Nacional el pasado 5 de enero del año en curso. Allí la derecha fascista nacional y en presencia de varios ex presidentes de otros países, dejaron entrever sus claras intenciones contra la Revolución Bolivariana.

Ante estos nuevos escenarios políticos en la Venezuela de Bolívar y Chávez, debemos mantenernos en permanente alerta y movilizados, desplegados en batalla constante en la individual y en lo colectivo, como vanguardia de lucha, en los liceos, en las grandes y pequeñas comunidades, en las fábricas, en las universidades, en las aldeas más lejanas de nuestros estados y municipios, en las comunas, en los frentes sociales, amas de casa, adultos mayores, el sector de salud. Es decir, propiciar una gran cruzada de concienciación política para contrarrestar los efectos adversos de las mentiras y llevar la verdad para aquellos que aún siguen confundidos por la canallada mediática utilizando la propaganda de la guerra nazi.

Debemos tener la certeza que superaremos estos difíciles momentos para nuestra revolución. Hoy, es esencial la unidad de las fuerzas revolucionarias para esta nueva batalla que se está dando a fin de garantizar la Paz y la estabilidad de todos los venezolanos al lado del Presidente Nicolás Maduro. Es fundamental recuperar, reagrupar, rearticular las fuerzas dispersas, desmovilizadas y confundidas, desmoralizadas para no permitir que jamás se desvíe el camino hacia la consolidación verdadera del Socialismo Bolivariano, con clara conciencia y pasión de conquistas, podemos lograr el avance de la revolución para siempre.

“Hay que derrumbar el arcaico régimen a nivel ideológico”- dijo el Comandante Hugo Chávez en el 2004- “Golpear las viejas ideas, las viejas costumbres” ir conformando sólidamente su estructura mental, ideológica; su estructura espiritual y moral”

“Cuando el Clarín de la Patria llama, hasta el llanto de la Madre Calla”

Su camarada y amigo

Vladimir Pineda R.

Coord. De Ideología PSUV Municipal del Libertador- Mérida

Mérida, 27 de enero 2016

¡Hasta la Victoria Siempre Camaradas!