Opinion

27.may.2016 / 04:48 pm / Comentarios desactivados

Luego del asesinato de Antonio José de Sucre y muerte inducida del Libertador en 1830 la Oligarquía acaba la III República Gran Colombiana y se reparte su territorio cuan rateado botín. En Venezuela Páez y los Blancos criollos traicionando la lucha libertaria del pueblo somete de nuevo a los libertadores afrodescendientes a su antigua condición de esclavitud, a los blancos pobres, pardos e indígenas los despojan sus tierras y los subyugan al peonaje, años crueles para el pueblo oprimidos que continúo su lucha de siglos por la liberación.

Aparece la esperanza en 1846 con Ezequiel Zamora, un revolucionario estudioso de las ideas socialistas de avanzada de la época, eran los años de las barricadas obreras de París, preso y condenado a muerte logra sobrivir e inicia la revuelta campesina que luego transformaría en el invencible Ejército Federal en 1859 de nuevo el pueblo desterrado: la peonada, cimarrones, la indiada, pardos y blancos pobres, y bajo el grito de “Tierra y Hombres Libres” empuñaron sus armas por la Libertad.

Asesinado otra vez el líder la probecía fue sometida y pasaron 169 años desde aquel trágico 1830 cuando surge la IV República burguesa contra la cual de nuevo los irredentos se le avalanzan con la arrechera de todos los tiempos como volcán encendido de los cerros, las barriadas, de los agonizantes conucos, bajándose de los peñeros y le dan un mazazo a la burguesía, destronandola del poder político;

500 años de lucha de los explotados venezolanos que se vio coronada con el triunfo electoral de 1998 que llevo a la presidencia por primera vez a un mestizo que traía en sus venas la sangre revuelta de Tiuna, Chirinos, Gual, Bolívar, la Avansadora y Zamora: el Bravo entre los Bravos Comandante Hugo Chávez, atrás de nuevo las despiadada dictadura del puntofijismo de los gobiernos de AD y Copey que abnegaron con la sangre de los revolucionarios (as), las cárceles, calles, fábricas y universidades del país, la última gran masacre el caracazo, rebelión de un pueblo hambriento que reclamaba sus derechos y que fue vilmente asesinado, de ahí, de esa indignación, de esa rebelión popular insurgió la Revolución Bolivariana que llego para quedarse y contra viento y marea seguirá echándole bolas hasta lograr la Patria Socialista. “Chavistas de Alma y Corazón, contad con la Vida”

Solo Unidos aseguramos la Revolución.
Ante su debilidad ideológica y operacional avancemos sobre sus territorios.
Unidad, Lucha, Batalla y Victoria para Seguir Venciendo !!
Luis Belisario. (Reflexiones de Madrugadas).