Noticias

21.jul.2016 / 05:17 pm / Comentarios desactivados

salmonelosis-2-728

“En Venezuela no hay una epidemia de salmonella: simplemente, se trata de una infección muy frecuente en los países tropicales cuyo nombre se puso de moda hoy en el país por causas mediáticas”.

La aclaración corresponde al médico internista-infectólogo Julio Castro, quien fue abordado este martes por Prensa Unidad Venezuela para que explicara aspectos sobre el tema, el cual ha derivado en versiones que carecen de rigor científico luego de que el pasado fin de semana se produjera el deceso de Aníbal Chávez, hermano del extinto presidente Hugo Chávez, y hasta el momento de su muerte alcalde de Sabaneta de Barinas.

“Siempre hay casos de salmonella; los médicos que vemos enfermedades infecciosas asistimos casos y, en general, la gente se trata, se cura y ya. Es un cuadro intestinal, con una diarrea severísima y fiebre. No obstante, para que alguien muera por salmonella habría que tener una alteración del sistema inmunológico, ser un paciente en edad extrema, poseer otra condición asociada u otra condición mórbida”, indicó el galeno, indicando que con antibióticos el mal se cura completamente.

El docente del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela (UCV) informó que la salmonella es una bacteria que entra al humano por vía oral, a través alimentos o agua contaminados. “Si tú no cuidas los alimentos en una forma adecuada, por ejemplo, si no mantienes la cadena de frío, esos alimentos, como el caso de los pollos, que tienen salmonella per se”, pueden desencadenar la enfermedad, dijo el galeno.

“No puedes quitarle al pollo toda la salmonella que tiene; todos los elementos vivos tienen salmonella en su organismo pero no son patógenos. Entonces, la mala distribución de la cadena alimenticia puede producir que eventualmente algún elemento esté contaminado. La salmonella es parte de los seres vivos: pudiera adquirirse si por alguna razón se echó a perder la nevera, se va la luz, no fueron bien lavados los alimentos, cuando se come en la calle y eso está contaminado”, insistió.

Agua que no has de beber…

El también especialista de la capitalina Policlínica Metropolitana expresó que si la fuente original del agua está contaminada por la salmonella, igualmente, se constituye en una posible causa de contagio del mal. “Sin embargo, hay que saber que el color y la turbidez del agua no tienen nada que ver con la salmonella – esos son elementos físicos, arena, sedimentos -. La salmonella se mide de una forma específica lo mismo que las bacterias intestinales como la Escherichia coli”, señaló aunque agregó que no ha observado que la calidad del agua en las grandes ciudades del país se analice con persistencia.

“El consumidor tiene la sensación que la calidad del agua es menor calidad, pero de ahí a que sea transmitida la salmonella es un poquito complicado. En todo caso, el agua se contamina con salmonella de alguna manera, por lo cual la gente tiene que hervir el agua que consume, evitar comer cosas en la calle donde claramente las medidas higiénicas no se cumplen, evitar tener contacto con agua o alimentos que vengan de zonas donde pueda haber contagio, por ejemplo, comidas crudas del lecho marino – ostras, pescado crudo, camarones crudos -, que son formas de transmisión”, específico el declarante.

La voz de un especialista

“Yo no creo que eso haya sido así, que murió, específicamente, porque no tenía el antibiótico”, refirió el especialista en relación con el fallecimiento de Aníbal Chávez. “Él no murió de salmonella: tenía una enfermedad crónica del colon que, probablemente, se complicó con la salmonella”, aseveró.

“Yo no creo que la mejor clínica privada de Barinas no va a tener antibióticos. Eso no lo puedo creer. Y menos para un alcalde, a quien se le puede conseguir el antibiótico en Mérida o en Valencia o en cualquier parte del país, hasta en avión”, opinó.

“El murió por una serie de complicaciones médicas. Como cualquier otra persona que tiene una enfermedad de base y contrae una infección, que puede morir, y eso le pueda pasar a cualquiera en Venezuela o en Nueva York”.