Opinion

28.sep.2016 / 11:13 am / Comentarios desactivados

Frente de Vanguardia Hugo Chávez

Cojones Históricos es lo que hay aquí

La derecha venezolana no supo aprovechar la ola neoliberal que de repente se abalanzó sobre los gobiernos progresistas suramericanos y que logro derrumbar al gobierno de Cristina en Argentina y al de Dilma en Brasil y puesto en jaque al de Correa en Ecuador, al de Evo en Bolivia y al de Maduro en Venezuela. Pero hay un porque que explica porque no han podido con estos tres gobiernos, y es como recalcaba el Comandante Chávez, profundas raíces históricas hay aquí que sostienen a estos tres samanes de las luchas antiimperialistas de la Patria Grande.

En Ecuador erupcionó en 1780, 89 años antes que la Comuna de París la revuelta comunera del Cusco liderizada por Joaquín Tupac Amaru que produjo una onda sísmica libertaria que rebotó en la hoy Bolivia con la conspiración indígena liderizada por Tomás Catari que tanto inspira a Evo, esta revuelta originaria suramericana llegó aquí a nuestros andes, replicando en el Movimiento de Comuneros de Merida de 1781.

Esta asonada libertaria, originaria se extendió por todos los andes, traspasando el Alto Perú, llega a las estribaciones araucanas y mapuches de Chile y del Virreinato de la Plata, hoy Argentina. 38 años después se estremece el hoy Ecuador con la revuelta Quito en 1808, que alerto a los movimientos pro separatistas que se estaban gestando en la Patria Grande.

En Venezuela sucesivamente se dieron acciones antimonárquicas como la de José Leonardo Chirinos en Coro (1795) y la de Gual y España en la Guaira (1797), y que van a crear el gran Sacudón suramericano iniciado con la revuelta de Caracas del 19 de Abril de 1810 que destituyó al último gobernante imperialista español en Venezuela, Capitán Vicente Amparan para pasar y desatar definitivamente la guerra de independencia venezolana y suramericana que culminó en este primer período el 9 de Diciembre de 1824 con la Batalla de Ayacucho que inmortalizó a Sucre como su Gran Mariscal quien magnánimamente embarcó al último virrey español junto a su corte y generalato despachandolos a sus tierras para que no volviensen nunca jamás. La ola neoliberal causó un efecto parcial, derribando a los flancos mas débiles, pero se estrelló y rompió en los grandes muros antiimperialista. Duro son los momentos, duros los que vendrán, lo sabemos, pero de lo que si estamos seguros es que no volverán.

Solo Unidos en un Gran Frente de Vanguardia Seremos Invencibles !!

Luis Belisario. (Reflexiones de Madrugadas).