Opinion

22.ene.2017 / 07:00 pm / Comentarios desactivados

Por: Vladimir Pineda

La experiencia nos indica que los grupos anárquicos y desestabilizadores que durante el 2016 intentaron a toda costa doblegar al pueblo venezolano harán lo propio una vez más este nuevo año 2017. En definitiva, no aprendieron la lección que el pueblo venezolano les dio.

Con mucho pesar – pero también con mucha admiración – recordamos al Comandante Chávez en su última aparición aquel sábado 8 de diciembre de 2012 (Un poco más de las 9 y media de la noche) sugiriéndole al pueblo que eligiera a Nicolás Maduro como presidente, no podemos evitar asombrarnos de su visión futurista. Él más que nadie sabía que Nicolás era el hombre idóneo para tomar el timón de la Revolución y llevar a Venezuela a puerto seguro, y así fue.

El panorama para el 2016 se vislumbraba complicado tras la victoria de la oposición y mayoría circunstancial alcanzada en las parlamentarias del año 2015. Los precios del petróleo, principal fuente de ingreso de Venezuela, cayeron dramáticamente en parte, por la injerencia del imperialismo yankee en el mercado y finalmente, el decreto firmado por el presidente Barack Obama que declaraba que Venezuela representaba una “inusual y extraordinaria amenaza para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”.

Ante todos estos escenarios bélicos, triunfó la paz. Este año durísimo, pero lleno de victorias y más victorias. Hizo que nos reencontráramos con nuestras raíces e ideales de nuestros libertadores.  Nació un sentimiento de amor profundo en el corazón de cada uno de los venezolanos que amamos la patria de Bolívar, un pálpito más fuerte y profundo, una Venezuela indestructible y por las sendas de las victorias.

Nicolás Maduro, un hombre constitucionalista, supo sacar provecho en el marco legal a los errores de la Asamblea Nacional. El desacato de la bancada opositora al TSJ y mal procedimiento en los requisitos y tiempos legales les hizo imposible lanzar el Revocatorio en 2016. Una vez más quedó en evidencia qué como diría Chávez “Águila no caza mosca” y están fuera de ranking”.

Los venezolanos demostramos que somos un pueblo valiente que se crece en medio de las dificultades. Gracias a la iniciativa del Ejecutivo regional superamos la crisis energética causada por el fenómeno “ El Niño” con un plan de ahorro especial y también se reimpulsaron los 15 motores para  la economía productiva.

Derrotó el desabastecimiento a través de los CLAP e impuso récord mundial en inversión social con el 71,4% del presupuesto del país.  En 2016 Venezuela alcanzó cifra récord en Suramérica en pensiones con un 90%, otro logro de la Revolución. A las mafias nacionales e internacionales de los billetes de 100 bolívares les dio un duro golpe.  Derrumbó el ataque cibernético contra nuestro país.

Maduro también fue el artífice del acuerdo histórico de reducción de las exportaciones de petróleo entre los países OPEP y NO OPEP. El precio del barril  pasó de 24$ en enero a 45$ en diciembre. Este hecho prevé un aumento paulatino del valor del crudo lo que permitirá seguir invirtiendo en los programas y planes sociales para seguir llevando felicidad a nuestro pueblo. Hoy gracias al legado de Chávez y a su hijo, Nicolás Maduro, la voluntad del pueblo es más fuerte, más grande e indestructible.

Vladimir Pineda Ramírez

Miembro del equipo político municipal del PSUV del Libertador del estado bolivariano de Mérida

Mérida, 21 de enero de 2017                                                                                                  

                                                     ¡Viviremos y Venceremos!     ¡Hasta la Victoria Siempre!