Opinion

12.feb.2017 / 12:03 pm / Comentarios desactivados

Frente de Vanguardia Hugo Chávez

 La Batalla de la Victoria

Apoteósica la entrada de Bolívar a Caracas aquel 6 de agosto de 1813, hidalgado con el titulo de libertador, coreado por la multitud que festejaba al fin su soberanía nacional, ya nunca mas un gobierno español exclamaron muchos, días de agosto de reordenamiento de la naciente patria, todo esto no había terminado de suceder cuando llegan a la capital noticias que un tal Boves a nombre del rey se había alzado por los lados de Calabozos por lo que el Libertador manda a someterlo con uno de sus mas brillantes oficiales, el Coronel Vicente Campos Elias, quien lo derrota en la Batalla de Mosquiteros el 14 de octubre de 1813, pasando por las armas a mas de 2.000 monárquicos, con esto “espanta y maravilla” en lo sucesivo, convirtiéndose en el terror del mismísimo Boves, fiel Campo Elias al decreto de guerra a muerte “españoles y canarios contad con la muerte”, es el mismo Campo Elias que el día 12 de febrero de 1812, conjuntamente con Antonio Ricaurte y Mariano Montilla, llegan a la Victoria ya cayendo la tarde, con unos 400 combatientes en momentos que Morales, lugarteniente de Boves tiene acorralados a Ribas y sus valientes quienes se encontraban atrincherados el la Plaza Mayor, ya casi todo estaba perdido para la causa republicana cuando el oficial proveniente de Merida, grito “que no quede vivo un canario menos un español”, esto aterro a los realistas que sabían lo cruel del héroe republicano y en medio de la huida despavorida eran atravesados por las balas y lanzas patriotas.

A las 6 de la tarde se consumo el triunfo de los republicanos y en medio de la euforia, del dolor, las lágrimas, heridos y los cadáveres de jóvenes venezolanos y neogranadinos que servían en ambos bandos se abrazaron Campo Elias y Ribas, y gritaron secundado por la heroicos combatientes quienes alzaban sus fusiles, lanzas y machetes “Viva la República”. Dantesco el cuadro que quedo de la Batalla de la Victoria, no fueron muchos de los jóvenes universitarios y seminaristas que quedaron con vida, muertos estos últimos paso la provincia varios años en formar una nueva generación de curas, (esta entre muchas anécdotas). Fueron jóvenes fundamentalmente llaneros, ex – esclavos, pardos y blancos empobrecidos también venezolanos como los que andan hoy con la derecha guarimbeando que conformaban las huestes de Boves que defendían los intereses coloniales del rey español. Gloriosa la acción de los jóvenes caraqueños comandada por el general y gobernador de Caracas José Felix Ribas. Para esa batalla Ribas contaba con unos 5.000 hombres atrincherados en todo el poblado de la Victoria los que les hizo difícil a las tropas de Boves, cercarlos en la Plaza mayor.

Importante en esta batalla fue la llegada oportuna y decisiva de Campo Elias y su Batallón Barlovento compuesto entre sus bravos con parte de los “500″ que se fueron de Mérida, entregados por sus madres, las “Heroinas Merideñas”, tras el Libertador en su Campaña Admirable de 1813. Es digno destacar en esa Batalla la presencia y arrojo del Comandante del Batallón de los Soberbios Dragones de Caracas, Luis Rivas Dávila (merideño), quien recibe un balazo combatiendo y muere 3 días después.

En realidad esta Batalla de la Victoria fue un triunfo muy efímero, en este fatidico 1814 donde en memos de 7 meses sucumbió la II República en medio de la mas cruenta guerra civil que se halla dado en Venezuela  y con ella miles de jóvenes de uno y otro bando con sus héroes y anti – héroes protagonistas: Campo Elias muere un mes después en San en San Mateo el 16 de Marzo de 1814; Boves lanceado en Úrica muere el 5 de diciembre de 1814 y José Felix Ribas el 31 de enero de 1815 y su cabeza freída en aceite es mostrada en Caracas. Luego vienen 4 años cruento, difíciles, trágico que solo la constancia de Bolívar y un puñado de Jóvenes libertadores entre los que esta Sucre, mantuvieron las banderas de la Libertad en altos, hasta que se dio Victoriosa la Batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819 y ahí se inició el verdadero camino de la liberación de la Patria Grande que sello Sucre el 9 de diciembre de 1824 en la Batalla de Ayacucho.

Solo Unidos, aseguraremos la Independencia de la Patria !!

Luis Belisario. (Reflexiones de Madrugadas).