Opinion

14.feb.2017 / 02:49 pm / Comentarios desactivados

     Son muchas las agresiones y sus formas practicadas por el gobierno estadounidense contra el gobierno venezolano y contra su gentilicio, desde que la mayoría decidió optar por su soberanía y liberarse de la rapiña imperial, desde el socialismo bolivariano y chavista, hace más de dieciocho años. Estas agresiones han pasado por asesinatos selectivos de chavistas, financiamiento permanente a los grupos opositores venezolanos para que mantengan una violencia y tensión social, campaña permanente de terrorismo mediático contra los dirigentes de la  revolución venezolana, boicot económico, aliento, protección y  encubrimiento de corruptos venezolanos en suelo estadounidense, bloqueo económico, alimentario y de medicinas hacia Venezuela, boicot energético y todo tipo de ajiaco  y ollas podridas que puedan ayudar,  primero, a derrocar al Comandante Hugo Chávez y, ahora, al Presidente Nicolás Maduro.

     Esta vez, le  correspondió  ser blanco de las  agresiones imperiales al graduado con honores, Magna Cumple Laude, como Criminólogo en la Universidad de los Andes  (ULA) y Vicepresidente Ejecutivo, el merideño e hijo de padres sirios, Tareck El Aissami, precisamente, quien más golpes ha atestado contra el narcotráfico internacional que dejaba pingües ganancias a la economía subterránea del gobierno estadounidense, además de que este joven dirigente de chavismo fue uno de los que más trabajó para desalojar de Venezuela a los delincuentes de la Drugs Enforcement Agency (DEA), además de que Tareck El Aissami ha sido uno de los más destacados, entre las mujeres y hombres de la revolución venezolana, que ha  perseguido y liquidado la corrupción en todas sus formas, para la profundización del socialismo bolivariano, socialista y chavista, que lidera Nicolás Maduro.

     Ahora bien, pasados pocos días desde que el retroconservador Donald Trump ordenó al Comando Sur preparar la invasión contra Venezuela, se han sucedido varias acciones agresivas coordinadas contra el gobierno venezolano, apurados desde el gobierno estadounidense, por cuanto Nicolás Maduro está logrando estabilizar la economía y los precios del petróleo venezolano están alcanzando precios justos que contribuyen  en la estabilización económica.

    Por otra parte, en este ajiaco contra el Vicepresidente Ejecutivo, con el mismo ahínco con el que desataron una guerra sucia contra la Diputada y primera combatiente venezolana, Cilia Flores y contra el Diputado Diosdado Cabello, ahora, los terroristas mediáticos y mercenarios de la comunicación de CNN han dejado a un lado su repulsa contra Donald Trump y su esposa, para dedicar toda la campaña sucia contra la imagen de Tareck El Aissami, con  la intención de debilitar al gobierno que preside Nicolás Maduro y, así, tener excusas verosímiles para poder derrocar al mandatario venezolano,  liquidar a sangre y fuego al chavismo y adueñarse de los recursos energéticos venezolanos, mientras montan un gobierno títere, con los mismos narcopolíticos consumidores de drogas y corruptos de la IV  República. Ante tales agresiones contra Tareck El Aissami y contra los venezolanos de buena voluntad, tanto Nicolás Maduro, como el Pueblo chavista, sabemos qué hacer.

Prof.  Luis Pino

@l2pino2