Opinion

2.mar.2017 / 06:20 pm / Comentarios desactivados

Marcha de esperanza, la memoria, la contraofensiva. Marcha el compromiso y amor patrio.

Marcha el legado del Comandante del amor y de Venezuela. La espada del verbo y de la paz. El estandarte de la dignidad.

Desde los cuatros puntos cardinales de nuestra ciudad, cada uno portando un elemento de la naturaleza. Así como la simbólica flor que cobija y alberga el cuerpo del comandante eterno, así: tierra, aire, fuego y agua se junta para renovar nuestro compromiso con la revolución, con la patria, con el legado del comandante Hugo Rafael Chávez Frías a los cuatro años de su paso a la inmortalidad.

Colectivos, movimientos sociales, partidos, frentes, institución, entes oficiales, gobierno, organizaciones sociales, motorizados, gente de a pie. Desde los pueblos, desde los barrios, urbanizaciones, universidades. Blancos, morenos, afrodescendientes, aborígenes; hombres, mujeres, adolescentes y niños. Corazones y conciencias de todas las edades nos convocamos espontáneamente y por una profunda necesidad de recuperar la esperanza, el proyecto, la dignidad y la independencia de la patria.

Por nuestro futuro y en homenaje a tu memoria, este cinco, comandante; el mundo sentirá la fuerza de nuestro amor y tu legado en la patria de los libertadores.

No nos queda más que vencer ese es nuestro destino.

Gracias comandante. Te amamos y el mundo escuchará el latido de nuestro compromiso y nuestro amor.

Hector López