Opinion

14.mar.2017 / 10:09 pm / 2 Comentarios

Tras 17 años de implacable arremetida imperialista contra la revolución bolivariana, 2016 se constituyó en el año de la cresta de la ola en lo que a violencia y ataque final parecía de parte de las fuerzas burguesas contra el gobierno de los proletarios, parecía que hasta los dioses del mal cuando apareció el fenómeno del niño y la gran sequía se les habían unidos, obtuvieron la triangulación perfecta: caída del precio del barril de petróleo a su mínimo costo, la sequía y la guerra económica, viendo esto el pentágono apretó el cerco con la confabulación mediática internacional, el boicot de los puertos para impedir la llegada de aprovisionamiento y el acercamiento de los portaaviones hasta las cercanías de las fronteras marítimas, vuelos de aviones espías sobre nuestro espacios aéreo y ataques terroristas directos de grupos narcoparamilitares colombianos en combinación con pranatos previamente organizados contra la infraestructura de servicios nacional como la eléctrica y el transporte y el asesinato directo de personas sobre todo de dirigentes revolucionarios, parecía el primer semestre de 2016 el fin del sueño socialista, la muerte de 17 años de esperanza ante la omnipotencia de 525 años de opresión colonial, pero no !! la moneda tiene 2 caras también en esos 525 años transcurridos desde el mismo instante que Colón y los invasores españoles hoyaron el suelo del Abya Yala, desde ese mismo momento se inició una obstinada resistencia en principio indígena, cimarrona y criolla y luego se torno parda, con las lanzas de Guaicaipuro, los machetes del Negro Miguel, el genio de Bolívar, las caballerías de Zamora, los fusiles guerrilleros de Fabricio, la advertencia popular del Caracazo, la rebelión militar patriota del 4F y el triunfo en el 98 del Comandante Chávez quien resumió todo este caudal de lucha antiimperial con una histórica y arengosa frase “Saben una cosa ?, bastante historia hay aquí !!, y saben otra cosa ?, bastante cojones hay aquí”, ahí lo resumió todo el Comandante Supremo, ahí esta la repuesta porque los Estados Unidos de Norte América no pueden con el pueblo revolucionario venezolano, porque salio vencedora la revolución bolivariana de tan siniestro ataque de 2016, porque ahora estamos sobre el ring guanteandolos.

Los Claps mas allá de una caja como dice el Presidente Maduro, es el producto de la repuesta revolucionaria ante la guerra económica, son las banderas de nuestra eterna campaña admirable patria que flamean con aires de victoria, son la esperanza que hacen retroceder al vil egoísmo. Los Claps no son una repuesta coyuntural del rentismo petrolero y la economía de puerto, los claps son un núcleo de organización y solidaridad revolucionaria, son un proceso lleno de complejidades, y por ser real y humano, con sus errores como lo contemplaba Don Simón Rodriguez en la búsqueda de la verdad, no son una barita mágica que hace aparecer todo, los Claps al contrario están cargado de mucho trabajo que hace posible la esperada solución del avituallamiento necesario que necesita todo proceso histórico para asegurar su continuidad. No es fácil llegar con el abastecimiento socialista a 30 millones de personas y a más de 6 millones de familias en medio de una saboteo económico y un activo ataque contrarrevolucionario, pero se esta logrando de la misma forma que esta avanzando la gran misión vivienda y demás misiones del gobierno bolivariano. Los Claps (todos !!) y ya lo señalo el Presidente Maduro deben pasar a la fase productiva en cumplimiento del Plan de la Patria. Apostemos a los Claps con la seguridad que Venceremos !!

Solo Unidos y en un Solo Gran Frente de Vanguardia Seremos Invencibles !!

Luis Belisario. (Reflexiones de Madrugadas).

 

Comentarios

26.mar.2017 07:05 am
Carlos González Montero (------) dijo:

Tuve oportunidad de recibir mi CLAP, el jueves. Me gusto lo que contenía,incluso leche para mi esposa, que sufre de las secuelas de un ACV. Por lo tantos necesitamos muchas cosas. Sin embargo vemos el CLAP como una herramienta de oro,poderosa para la organización política y acercamiento de nosotros, la gente, el pueblo. Oportunidad que no se debe perder para conocer quienes somos y en donde estamos. Por fin la militancia y otros tienen la oportunidad de conocerse. Pero el pego entre el pueblo-votante y el partido se debe solidificar. Se lo que trabajo esta gente,cámaras para llegara nosotros en la calle 36 en Glorias Patrias. tremendo trabajo. Falta algo, la presencia del partido de los que se llaman dirigentes. En donde estan acompañando a los claps. No es solo una bolsa con cosas para la comida, el clap es humano, y que llenarlos más de presencia humana de gente.
Carlos González Montero
3865279
Mérida- Glorias Patrias. Calle 36.

26.mar.2017 08:07 am
Carlos González Montero (Mérida) dijo:

La palabra política sirve para dar la pelea, el CLAP una forma de empezar a prender y aprehender el concepto de Guerra Popular. El Clap visto como elemento parte de la Guerra del Pueblo. Es decir el CLAP una escuela, más que una caja, que una bolsa, el clap partido, ideología y arma de lucha,historia de la economía venezolana en crisis,crisis montada, estudiada y preparada para derrotar a un pueblo. . Aprendamos de la experiencia. No permitamos que los lacayos y traidores puedan volver a Miraflores. No tendríamos paz. seriamos culpables por los siglos de los siglos. El voto burgués del cual nosotros formamos parte no nos daría vida, ni tregua. O aprendemos que somo pueblo,por lo tanto mayoría. Que aún siendo mayoria perdimos la Asamblea Nacional. Eso creo que no lo hemos revisado. Creo que tenemos que corregir.El Clap es una oportunidad en bandeja de oro para corregir.
Carlos González Montero.
3865.279
Glorias Patrias.
Mérida

Patria o muerte.