Opinion

22.mar.2017 / 05:41 pm / Comentarios desactivados

ALMAGRO

Los dirigentes de la oposición venezolana suplican, imploran y piden de rodillas una invasión militar  desde el exterior para que vengan a solucionar el problema que por su ineptitud y poca responsabilidad con el país, no les ha permitido resolverlos, aún teniendo el poder en la asamblea nacional, tomada como una trinchera de conspiraciones contra el presidente Nicolás Maduro y legislando en contra de las leyes que favorecen a los compatriotas más desposeídos y específicamente contra la clase trabajadora.

Estos dirigentes conformados en una mal llamada (MUD) o colmenas de terroristas, han sido financiados por las grandes transnacionales  al servicio del imperio que dominan al mundo, para seguir implantando sus políticas neoliberales y someter a los pueblos a la esclavitud de sus apetencias.(Recuerden el Caracazo)

Ellos, tienen más de 17 años asediando al gobierno revolucionario desde la ascensión del Comandante Chávez como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ahora lo hacen con el presidente Nicolás Maduro, acentuando cada día más la guerra económica contra  nuestro pueblo, quiénes ven las necesidades en la búsqueda de los productos básicos de la dieta alimentaria.

En este lapso de tiempo, Cientos de miles de millones de dólares invirtieron para tumbar a Chávez y no pudieron, ahora lo hacen  con Nicolás Maduro y no han podido, lo que los ha llevado a fracasos continuos en los golpes de estado planificados desde el departamento de estado de los EE.UU. con alianzas de otros gobiernos como Brasil, Argentina, España, Colombia, Paraguay   y otros conejillos de indias, súbditos de las políticas neoliberales.

Ahora, con la complicidad del secretario general de la OEA, hay la firme intención de expulsar a Venezuela de la OEA como lo hicieron con la hermana Republica de Cuba.

La aplicación de la fulana Carta Democrática, no solo traerá consecuencias de mayor pobreza a los venezolanos, por cuanto se pretende de generar un bloqueo económico y financiero contra nuestro pueblo; sino que también, es el vestíbulo a una posible intervención militar al estilo de Panamá que generó la masacre de decenas de miles de patriotas panameños que se batieron en las calles con  fusil en  mano contra la invasión norteamericana.

Lo que ha esbozado el Secretario General de la OEA, Luis “Cachorro” Almagro en el reajuste de su informe, es una propuesta nueva que supuestamente refleja la gravedad de la situación que vive Venezuela. Sin embargo, cualquier decisión concreta corresponde a los países miembros de la OEA. Una de esas decisiones que podrían tomar los países sería decidir que en Venezuela existe una alteración grave del orden constitucional. Para ello, sería necesario el voto de al menos 18 o 20 de los 34 Estados miembros. Si así lo hicieran, la Carta dispone que los países deban efectuar “gestiones diplomáticas” para procurar la recuperación de la institucionalidad democrática.

El títere de imperio Luis Almagro, ha propuesto que adicionalmente, los países miembros de la OEA, otorgar un ultimátum de 30 días al gobierno nacional para que se convoquen elecciones y “se cumpla con lo que prevé la Constitución”.

¿Acaso usted no sabe que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que el período presidencial es de 6 años y que en todo caso sería en el 2018 cuando deben convocarse las elecciones?; pero no solo eso, “Cachorro Imperial”, lo peor del caso, es que no hay argumento constitucional para lo que usted pretende imponer, porque aquí en Venezuela hay Paz y no tenemos una guerra civil, sino un pueblo luchando valientemente contra una guerra económica impuesta por los sectores económicos más poderosos que cuando no esconden los alimentos, lo hacen con los medicamentos, los artículos de higiene personal, los pañales, la harina de trigo etc.

Su maniobra está condenado al fracaso, si su perverso informe se llegara a adoptar sería necesario el voto de al menos 24 de los 34 Estados miembros, respaldo que estoy más que seguro de que no podrá obtener. Quienes proponen la expulsión de Venezuela de la OEA y el bloqueo económico tienen dos opciones, si lo lograrán tendrán el apoyo irracional de los radicales y si no se aplicase contarán con otro tropiezo que será el fin de esa dirigencia nefasta opositora y otra victoria internacional en tiempos de revolución.

Los más notables, intelectuales, brillantes, genios y connotados  voceros de la Oposición, concentrados en esa rara especie “unitaria” plasmada en la MUD, no dudo que aparentan sufrir el trastorno de la más frenética y esquizofrenia política, pues perciben la realidad de una manera confusa. Hablan de dictadura pero al mismo tiempo se lanzan a una batalla de validación de sus organizaciones políticas, con el entendido  que no serán capaces de desplazar a esa dictadura que tanto hablan. Pregunto: ¿Durante los 18 años de la dictadura de Pinochet permitió la validación de partidos políticos en Chile?  Oohhh.. Que dictadura tan arrecha tenemos en Venezuela que hay validación de partidos políticos. Venceremos Camaradas.

Unidad, Lucha, Batalla y Victoria

 

Vladimir Pineda Ramírez

Equipo Político del PSUV Municipio Libertador del Estado Bolivariano de Mérida

Mérida, 22 de marzo de 2017

¡Hasta la Victoria Siempre!