Noticias

27.mar.2017 / 06:00 pm / Comentarios desactivados

1- GERARDO MOLINA SECRETARIO GENERAL DE GOBIERNO

El secretario general de Gobierno del estado Mérida, Gerardo Molina, aseguró que el alcalde del municipio Libertador, Carlos García, es el “tonto útil” de los intereses del rector de la Universidad de Los Andes (ULA), Mario Bonucci Rossini, y que además, forma parte de la “burda manipulación” para construir su plataforma política junto con todos los actores de la derecha que, según él, se encuentran desesperados.

Esto forma parte de la respuesta a la carta pública que dirigió el burgomaestre al gobernador Alexis Ramírez, en la cual lo acusa de escudarse en leguleyismos anacrónicos para dejar desamparada a la universidad.

En ese sentido, Molina pronunció que el alcalde “poco debe saber lo que significa alimentarse en un comedor universitario o utilizar las rutas estudiantiles, pues sabemos que le está haciendo acompañamiento al rector en sus aspiraciones políticas”.

Así mismo, manifestó que le preocupa que el alcalde diga en su carta que el gobernador, manejando leguleyismos anacrónicos, pretende dejar desatendida al alma máter, cuando es conocido por todos que los cuerpos de seguridad del estado no pueden entrar a la universidad porque violarían la autonomía universitaria.

De esta manera, Molina se preguntó si por leguleyismo anacrónico García se refirió a la autonomía universitaria, que ha sido defendida siempre como uno de los elementos de mayor importancia del Manifiesto de Córdoba. “De manera que si al alcalde le parece que la autonomía universitaria es un leguleyismo anacrónico, es extremadamente grave”, acotó Molina.

Desvío de atención

Por otra parte, el secretario de Gobierno expresó que García es parte de los sectores fascistas que no creen en universidades libres, autónomas, creativas, críticas y pensantes, y que además, pretenden desviar la atención de lo que verdaderamente quiere el rector Mario Bonucci Rossini, que no es más que privatizar los comedores universitarios.

Igualmente, Molina aseveró que a veces “da vergüenza responderles a estos personajillos tan oscuros”, y aseguró que el alcalde habla de una violencia que –a su juicio– generó la derecha y grupos fascistas dentro de la universidad. “Nosotros somos respetuosos de los derechos humanos, los órganos de seguridad han desplegado todas sus fuerzas para prevenir la violencia. Rechazamos la violencia venga de donde venga, no reconocemos a los sectores violentos y abrimos los espacios para el debate, para la paz, para el consenso y para la diatriba política de altura”, señaló el secretario general.

Pretensiones ocultas

Molina manifestó que el alcalde con su carta pretende seguirle el juego al rector para avanzar en su plan de privatización de la universidad, y aseguró que en este caso la cuestión no es la seguridad, es esconder detrás de una supuesta inseguridad la privatización del comedor universitario.

“El alcalde no es más que un tinglado de esos grupúsculos que andan desesperados por ponerse en la palestra como sea, usando ladrillos de anime para tratar de alcanzar algún beneficio personal en el marco de una diatriba política que ellos no terminan de entender. Esto es una pelea de ciegos, sordos y locos en contra de un grupo de gente importante que está trabajando eficientemente para garantizar los derechos del pueblo, como lo ha hecho hasta ahora el gobernador Alexis Ramírez”, concluyó el secretario general.

Prensa Gabinete de Seguridad y Paz /Mérida-Venezuela