Noticias

27.abr.2017 / 11:21 am / Comentarios desactivados

01

Con presencia de autoridades y del poder popular fueron sepultados los restos mortales de Luis Enrique Márquez, trabajador de la Universidad de Los Andes (ULA) y de Jesús Sulbarán, quien laboraba en la Gobernación de Mérida, ambos asesinados el lunes pasado en las inmediaciones de la avenida Cardenal Quintero, durante “el plantón”, protesta ilegal que fue convocada por la oposición de la entidad merideña.

El sepelio se llevó a cabo este miércoles y contó con el vicepresidente territorial en la región andina del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Julio Chávez, quien asistió al funeral de Márquez en el cementerio La Inmaculada, ubicado en la avenida Los Próceres, junto al viceministro del Sistema Integrado de Investigación Penal, José Humberto Ramírez Márquez, y del padre Numa Molina, comisión de alto nivel que fue designada por la dirección nacional de la tolda roja y por el presidente de la República, Nicolás Maduro.

El diputado Chávez dijo sobre el crimen que ya el ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, instruyó a los organismos judiciales y policiales para que pongan tras las rejas a los asesinos de estos trabajadores “así sea debajo de las piedras… no habrá impunidad”, reiteró.

Anarquía sin espacios

Tildó de irresponsables a los opositores que organizan estas protestas y aseguró que en Venezuela no se impondrán los que quieren sembrar muerte y violencia en las calles.

03

En este sentido, el gobernador de la entidad, Alexis Ramírez, brindó sus palabras de solidaridad a la familia de Luis Márquez y, en especial, a sus tres niños, así como a los deudos de Sulbarán y manifestó que tiene la esperanza de la pronta y plena recuperación de Daniel Infante, trabajador de Tromerca y estudiante de la ULA, quien se debate entre la vida y la muerte, tras ser herido ese mismo día de un balazo en la cabeza.

Instó al Ministerio Público y al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para que esclarezcan estos crímenes, ya que son muchas las víctimas del terrorismo impulsado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), incluyendo a los caídos en las guarimbas del año 2014.

ULA no homenajeó a Márquez 

El mandatario regional lamentó que el rector Mario Bonucci no abrió las puertas del Rectorado para despedir a Márquez, quien laboró en la casa de estudios por más de dos décadas: “Deja mucho que decir el desprecio de esa autoridad hacia el pueblo y a sus trabajadores, lo llamo a que no albergue odio en su corazón”, demandó Ramírez.

Finalmente, el padre Numa Molina, quien integró la comisión nacional de alto nivel, pidió a todos los venezolanos y a los medios de comunicación “ser misioneros de paz”, ya que la paz es la única opción para sacar al país hacia adelante en este momento político y económico que se vive.

Prensa Gabinete de Seguridad y Paz /Mérida-Venezuela