Opinion

2.jul.2017 / 04:10 pm / Comentarios desactivados

“Estamos llamados a asumir el momento que vivimos como el momento de ofensiva revolucionaria, una ofensiva que debe materializarse en la construcción de una política organizativa concreta con la cual se impulse, sin ambigüedades, un viraje definitivo hacia la izquierda. Se trata del momento político en que, como lo ha dicho el Comandante Eterno Hugo Chávez nos jugamos hasta la propia vida”.

He querido comenzar este escrito con la mejor intención de mostrar los diferentes aspectos ideológicos con respecto a la interpretación que se genera de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente por parte del Presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro Moros el 1° de mayo en el mitin efectuado en la Avenida Bolívar de Caracas. De manera amplia y transparente, se convoca a la consulta de todo el pueblo venezolano; La Asamblea Nacional Constituyente.

Artículos 347, 348,349. Mucho se ha debatido y se debatirá, para que se establezcan los acuerdos constitucionales emanados del pueblo, que de manera soberana incorpora los 9 objetivos programáticos planteados por el Presidente Obrero de Venezuela. De manera  protagónica y a la luz del mundo se debate desde todos los ámbitos por la paz; como necesidad, derecho y anhelo de la nación ante el terrorismo que se pretende implantar en el país por la derecha apátrida.

El perfeccionamiento del sistema económico nacional, atacado desde la llegada de la revolución por factores capitalistas internos y externos, situación que ha servido para mantener al pueblo bajo el padecimiento de la escasez y el alto costo en los alimentos.

La constitucionalizacion de las Misiones y Grandes Misiones creadas en revolución como modelo hacia el socialismo, bajo un esquema democrático y social sin exclusión de venezolana o venezolano. La ampliación de competencias del Sistema de Justicia para erradicar la cruel impunidad de los delitos, especialmente las llamadas guarimbas, la extorsión, violencia de género, homicidios, secuestro y todo tipo de violencia contra nuestras niñas y nuestros niños.

Constitucionalizar el alma de la organización del Poder Popular, Consejos Comunales, Comunas, Consejos de Trabajadores y Trabajadoras, Consejos Estudiantiles y otras formas de organización bajo el modelo revolucionario. La defensa de nuestra soberanía, la integridad de la nación, necesaria para enfrentar el intervencionismo extranjero que se alimenta con peticiones viles y rastreras de la mal llamada oposición con sus pedigüeños y pedigüeñas vende patria.

Rumbo a la consolidación de un mundo pluripolar y multicentrico por la seguridad internacional. Reivindicación de la pluriculturalidad contra el odio social incubado por la pequeña burguesía criolla, demostrado en los cobardes actos de racismo en el Este de Caracas. Nuestra hermosa juventud de oro revolucionaria tendrá su capitulo en la Constitución para consagrar sus derechos. La protección a la biodiversidad, para una mejor vida en el planeta  con sentido eco socialista.

La Constituyente es la fuerza que le hacia falta a la Revolución Bolivariana para demostrarle al mundo que no vivimos en dictadura; vivimos en revolución Democrática y nuestra lucha es por la paz y el amor, es nuestra verdad ante el mundo. Nicolás Maduro es nuestra garantía.

Vladimir Pineda Ramírez

Equipo Político Municipal PVSU- Libertador-Mérida

Merida, 02 de julio de 2017