Noticias

6.ene.2017 / 04:33 pm / Comentarios desactivados

petroleo-1

Caracas, 06 de enero de 2016.- La cesta petrolera venezolana cerró la primera semana del año en 45,66 dólares por barril, lo que representa una baja de 26 centavos con relación a los 45,92 dólares que marcó la última semana de 2016, informó este viernes el Ministerio para Petróleo en su página web.

Este monto supera en 17,79 dólares a los 27,87 dólares por barril, que marcó durante la primera semana de 2016.

De acuerdo con el reporte oficial, el petróleo venezolano cerró el año pasado con una cotización promedio de 35,15 dólares por tonel.

En tanto, la cesta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) cerró la primera semana en 53,05 dólares, nueve centavos más que los 52,96 que registró la semana anterior.

pdvsa_petroleo_venezuela.jpg_724625556
Foto: Archivo

El West Texas Intermediate (WTI), principal indicador petrolero estadounidense, bajó 28 centavos y se ubicó en 53,27 dólares, mientras que el indicador europeo Brent pasó de 55,90 a a 56,41 dólares, ganando 51 centavos.

La cartera petrolera explicó que los petroleros “mostraron un comportamiento volátil en una semana de operaciones limitadas, durante la cual los mercados reiniciaron paulatinamente sus actividades luego de las festividades por año nuevo”.

Este 1º de enero entró en vigencia el acuerdo de reducción petrolera que compromete a los países Opep a recortar 1,2 millones de barriles diarios (MBD), para fijar un techo de producción de 32,5 MBD, y a los No Opep otros 558.000 barriles, como medida para drenar el exceso de crudo en el mercado y estimular el alza de los precios.

El acuerdo, que será de seis meses y prorrogable por otros 180 días más, fija una reducción global de crudo de 1.758.000 MBD para 2017.

La baja en la cotización del crudo, que se mantiene desde mediados de 2014, constituye el ciclo más largo de precios bajos que se ha registrado en los últimos 45 años.

Este hecho se produjo como consecuencia de la sobreproducción de crudo de países, por la desaceleración del ritmo de crecimiento de la economía china y una baja en la demanda de combustible para calefacción en regiones donde se emplea este derivado del petróleo.

Adicionalmente, influyó la política de Estados Unidos de inundar el mercado con petróleo de lutitas, a través del uso del fracking o fracturación hidraúlica.

Fuente: AVN