Opinion

29.mar.2017 / 06:17 pm / Comentarios desactivados

Van dos amenazas casi seguidas a Venezuela. Esta vez fueron por todos los medios contra el país. Utilizaron solicitudes distintas, suspensión de Venezuela de la O. E. A. Aplicación de la carta democrática y el acuerdo firmado entre 14 países con declaración que permitiera supervisar, controlar e intervenir en la vida política y judicial del país. Es decir, una intervención más suave con clara injerencia de fuerzas extranjeras en nuestra nación. Paralela a esa línea de acción en lo interno se busca generar clima de confrontación e inestabilidad. Transporte, gasolina y hasta fuerzas paramilitares aparecen en la escena; pero el gobierno nacional ha sabido resolver cada uno de estos ataques.

Hasta alli todo está muy bien; pero aún con un pueblo movilizado y comprometido los dirigentes opositores de manera vergonzosa y con una profunda indignidad desde la extinta y auto disuelta asamblea nacional firman un acuerdo solicitando y dando aval de acciones contra la patria. Con razón y justicia el máximo tribunal del país obliga al presidente de la república a tomar medidas que eviten la conmoción nacional y pone en su sitio a la asamblea nacional.

Es asombroso que aún la mayoría de los venezolanos no se percaten o asuman que lo único que falta para concretar o cerrar la invasión es la ocupación física de tropas extranjeras. Aun no creen que Venezuela pueda ser destruida como Sfganistan, Iraq, Libia y la aún bajo fuego Siria.

No es tiempo de consideraciones, de grandes reflexiones, no. Hoy tenemos que prepararnos para el peor escenario.
Debemos asumir que no saldrá un decreto ejecutivo que derogue el que nos califica como una amenaza extraordinaria e inusual, todo lo contrario, ya con tres años de búsquedas de justificaciones y excusas para invadirnos, pasaremos a ser una amenaza usual y continental.

No nos queda más que estar preparados y seguir postergando la hora de la agresión imperial, pero que ni crean, ni piensen ni sueñen que será una tarea fácil. Cada dia nos haremos más fuertes, claros y resueltos.
Tenemos Patria libre e independiente.

Hector López