Opinion

21.ago.2017 / 03:56 pm / Comentarios desactivados

Entre las maravillas está el paisaje y su diversidad de recursos. Todas las riquezas del planeta parece están contenidas en un territorio de gente amorosa, trabajadora y de un fino y permanente humor. Tierra de la solidaridad y de grandes luchas y retos. Así nacimos como país; bajo la gesta del paso de los andes por la independencia.

Lo insólito viene por el accionar político, por jugar en contra de nosotros mismos, por no creer en nuestros valores; en querer inventar, provocar una guerra en una nación que ha sido cuna de la solidaridad, del amor y la paz.

Es insólito que unos pocos fastidien nuestro desarrollo, nuestra producción; es insólito que cuatro locos se opongan a que Venezuela se consolide como país potencia.

Pero la magia de ésta tierra y su gente vence todas las sombras, amenazas y muertes.

Venezuela es nación de luz que se inventa y reinventa a diario, con un pueblo sabio; tan sabio que entre inventar o errar, tomó el camino de la invención y nos hemos dado un país de democracia participativa, protagónica, tierra del empoderamiento, tierra donde florecen los poderes creadores del pueblo. Pueblo libertario y de maravillas.

Hector Lopez