Noticias / Opinion

14.oct.2018 / 07:48 pm / Comentarios desactivados

p7-foto-maduro-810x566

Escrito por Veronica Diaz

Nicolás Maduro

La derecha venezolana está en una conspiración permanente para intentar un gran disturbio político, militar, nacional, y asaltar el poder político con el fin de instalar una junta de gobierno transitoria en el país. Así lo denunció el presidente Nicolás Maduro, durante la clausura del IV Congreso del PSUV y del III Congreso de la Jpsuv, realizada en el Poliedro de Caracas, que se realizó en el Poliedro de Caracas, y contó con la participación más de 2 mil líderes representantes de todas las regiones del país.

El presidente del PSUV pidió a los militantes de la tolda roja consolidar la unión cívico militar, al tiempo que llamó a defender la autodeterminación de la patria de Bolívar, ante los planes desestabilizadores ejecutados desde Bogotá-Colombia por ordenes del imperio contra Venezuela.

“Es una derecha anexionista de los gringos que se ha ido a refugiar a Bogotá, asumiendo los métodos terroristas, golpistas de la oligarquía bogotana durante 200 años de dominación a nuestra hermana Colombia”, enfatizó.

Explicó que parte de la oposición venezolana ha tomado el camino del autoexilio,“prefirieron huir que asumir sus responsabilidades políticas frente a sus electores”.

La máxima expresión de este hecho es el dirigente de derecha, Julio Borges, quien representa la descomposición ética, moral y política de toda la oposición que ha tenido Venezuela en 20 años.

“Hoy Julio Borges es un magnate que vive en mansiones de lujo en Bogotá, en Nueva York, que maneja los recursos del financiamiento de la ultraderecha y el imperialismo a nivel internacional, que participa de todas las conspiraciones y que es responsable ante la justicia y ante la historia del magnicidio frustrado del pasado 4 de agosto”.

Detrás de Borges se han ido varios dirigentes regionales de la oposición, que han creído en sus promesas de inyección de recursos que no llegan.

Pero frente a ello, dijo el presidente Maduro, Venezuela sigue en pie y ha iniciado un proceso de recuperación económica y estabilidad política, que hay que consolidar en cada región y municipio, pero además vive un proceso de expansión del modelo social, de inclusión, igualdad y el estado de bienestar del las Misiones y Grandes Misiones Socialistas.

“Hoy estamos viviendo un proceso que debe ser cuidadosamente comprendido (…) hay que interiorizar, para poder asumir la perspectiva de un proceso de profundización, expansión y consolidación nacional de la Revolución en todas sus dimensiones” instruyó el Presidente.

Durante su participación en la Clausura del IV y III Congreso del Psuv y la Jpsuv, solicitó al pueblo de Venezuela estar alerta ante las conspiraciones internacionales, que gracias a la diplomacia de paz, emprendida por el Gobierno Bolivariano, “se ha mantenido a raya”.

Señaló que la principal conclusión política dada del IV Congreso del PSUV, se basa en prepararse para garantizar en las circunstancias y todos los escenarios, que sea la paz nacional, el poder revolucionario, y la unión e independencia del país en todas sus dimensiones.

“No podemos bajar la guardia, tenemos que estar atentos y alertas  gestando diariamente unión cívico militar a todo nivel, con el soldado, con el oficial joven, en el barrio, en el municipio, la región, unión cívico militar profunda “, subrayó.

Explicó que en Venezuela hay una oposición no dialogante, no política, no democrática, sin alguna coalición o líder representativo que mediante el voto popular pueda asumir las riendas del país en el futuro.

El presidente destacó el valor moral y la conciencia del pueblo. “Aquí y fuera de Venezuela el chavismo es una verdad histórica, los bolivarianos hemos sido y somos la única garantía de paz, democracia e igualdad”.

Regreso del fascismo

“Hoy podemos comprobar el rebrote peligroso de figuras fascistas, xenófobas, en el marco de la política latinoamericana que amenazan gravemente la paz y la estabilidad de todo el continente latinoamericano y suramericano”, expresó el jefe de Estado.

En este sentido, advirtió que las nuevas figuras fascistas que han surgido en la región — como es el caso de Brasil con el militar Jair Bolsonaro, quien logró este domingo el 46,33% de los votos en los comicios presidenciales — utilizan a Venezuela como “centro de campaña de odio”.

“No tengo duda que ninguno de esos fascistas podrá hacerle daño a la Revolución Bolivariana, pero tampoco tengo duda del daño que puede provocar a los pueblos hermanos de América Latina”, subrayó.

Y adevirtió que “estamos a tiempos de reaccionar frente al brote fascista de América Latina (…) Venezuela necesita ser defendida como uno de los baluartes antifascistas que ha resistido al golpismo y que está victoriosa ante la intolerancia de esa ideología antiderecha”.

“Una campaña mundial se desata sobre Venezuela. Algo bueno debemos estar haciendo en Venezuela para ser el centro del ataque del fascismo y la derecha internacional”, agregó durante su participación en el Congreso del PSUV.

La batalla que vamos a ganar

Pese a la agresiva respuesta de la ultraderecha venezolana que ha irrespetado los precios acordados, el presidente Maduro afirmó que “esta nueva era económica y de proceso de estabilidad política es a prueba de lo que quieran. Debemos consolidar en cada comunidad, municipio, la expansión del Estado de bienestar de las misiones y grandes misiones”.

“La batalla que vamos a librar y vamos a ganar en los meses que están por venir, es un plan para garantizar el sexenio desde 10 de enero de 2019 hasta el 10 de enero de 2025, que permitirá la aceleración y consolidación definitiva de la prosperidad económica y social de la patria soberana, totalmente en paz y socialista”.

Unidad revolucionaria

El presidente Maduro  hizo un llamado a la unión e instó a no permitir rivalidades dentro del seno del partido en las regiones del país.

Expresó que hay que dejar de lado cualquier rivalidad dentro de la tolda política, pues con esto se pierde la esencia verdadera de unión en medio de las dificultades.

“Hay que dejar la rivalidad, política o personal entre gobernadores o alcaldes, ante esto los revolucionarios tenemos que ser la mayor expresión de moral, espiritualidad y sacrificio”, recalcó.

En ese sentido instó a la militancia a desprenderse de los individualismos, dado que a través de adular el ego, se crean verdaderos “monstruo rojitos”, que se creen herederos del poder, que surgen de “grandes monstruos putrefactos”.

Finalmente exhortó a consolidar y acelerar el proceso revolucionario. “Creo que en el panorama de estos meses que están por venir a finales de este año y sobre todo en el panorama de los primeros meses del año 2019, hay una clave que va a ser la consolidación de nuestra revolución y del destino nuestra patria para las próximas décadas. Si queremos buscar las claves del futuro de nuestra Venezuela encontrémoslas en la batalla que vamos a librar y ganar en los próximos meses”, expresó desde el Poliedro de Caracas.

4F/APC PSUV MÉRIDA