Opinion

8.nov.2018 / 09:34 pm / Haga un comentario

En el contexto que impone la recién creada Comisión Técnica para la Reorganización de Petróleos de Venezuela S.A., y sus empresas filiales, publicada en Gaceta Oficial N° 41.474 del día 4/9/2018, y los cambios en la Junta Directiva de PDVSA, publicados en Gaceta Oficial N° 41.507 del día 22/10/2018; distintos factores políticos aprovecharon un “planteamiento académico” que tuvo como vocero a un diputado de la Asamblea Nacional Constituyente, para colocar ante la opinión pública la posibilidad de eliminar a PDVSA creando una Corporación de Energía.

Las agencias internacionales tergiversaron dicho planteamiento para advertir sobre una supuesta intención del Estado venezolano de evadir los pasivos de PDVSA. Otros aprovecharon la ocasión para “defender a PDVSA” perpetuando la “visión de negocio” que las potencias occidentales impusieron a Venezuela, so pretexto de ser “un país petrolero”.

Venezuela no es un país petrolero porque exista PDVSA. De hecho el primer cargamento de petróleo se exportó en el año 1917, mientras que PDVSA fue creada 58 años después. Sin embargo, la organización de esta industria es tan importante que debe ser objeto de un debate nacional jamás realizado. Si no se rompe la “visión de negocios”, la nueva organización, sea propuesta por la Derecha o por la Izquierda, terminará guiada por intereses transnacionales.

Para pensar la organización de la industria, es necesario ponderar cinco aspectos fundamentales: (1) Los objetivos; (2) los procesos necesarios para cumplir los objetivos; (3) los proyectos necesarios para ejecutar los procesos; (4) la cultura organizacional definida por los valores que se promueven en la industria; y (5) las relaciones de poder que se configuran en su organización y su relación con el entorno.

Las políticas públicas en materia de energía deben ser formuladas por el ministerio, no por sus entes adscritos. Sin embargo, no tenemos un ministerio de energía sino un ministerio de petróleo con visión de negocio y un ministerio de energía eléctrica con visión de servicio.

Por encima de todo debe prevalecer la visión de Estado – Nación. Desde allí, se puede concluir la conveniencia de crear otros entes del Estado que se dediquen a la actividad petrolera y que con el tiempo sustituyan a PDVSA; pero, no se puede concluir que es mejor crear una corporación más grande que PDVSA, y por tanto más difícil de controlar y más fácil de convertir en un Estado dentro del Estado. Eso sería irremediablemente la Corporación de Energía.

 

Cuatro F/APC PSUV Mérida

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.